viernes, julio 02, 2010

Plataforma de Trabajo para Decanato 2010 - 2014

Posted on 19:34 by GS

1. Desarrollo institucional en enseñanza y extensión

Reestructuración de las actividades de enseñanza de la Facultad.
La renovación de la enseñanza en nuestra Facultad es un aspecto que debería contar con
la mayor atención por parte de todos los colectivos. Las tareas de enseñanza están muy
descoordinadas y centradas básicamente en el docente, particularmente en algunas
licenciaturas. Desde nuestro punto de vista se debe ampliar la oferta de cursos de grado
que la Facultad brinda, ya sea duplicando algunas asignaturas, pero también
enriqueciendo la variedad de ofertas.

La implementación de una oferta educativa diversa y de calidad es el cimiento de la
verdadera flexibilización de los planes de estudio, que le brinde al estudiante la posibilidad
de optar por diferentes trayectorias dentro de una misma formación general. La Facultad
cuenta con recursos humanos sobrados para avanzar en la dirección de diversificar los
horarios y las ofertas. Muchos docentes pueden dar más y mejores cursos dentro de la
diversidad de orientaciones que supone la Facultad de Ciencias. A nadie puede escapar
que la mayoría de los docentes de Ciencias están en Régimen de Dedicación Total y en
muchos casos las horas dedicadas a la enseñanza son escasas, y a veces muy escasas.1
Volviendo al tema central que nos ocupa, la Facultad precisa de una reestructura de sus
tareas docentes, diversificando la oferta y fijando criterios mínimos comunes para la
enseñanza entre los diferentes institutos. Esto implica discutir criterios de evaluación, el
rol de las coordinadoras docentes, cómo se asignan las tareas docentes, etc.

Otro tema al que nos parece debe brindársele especial atención es la oferta en el primer
año de la carrera. Además de repensarla en la discusión de los nuevos planes de estudio y
sus implementaciones (lo que incluye previaturas), sería muy bueno proponer una oferta
de cursos alternativa o complementaria para los estudiantes que no aprueban algunas
asignaturas del primer año y que actualmente quedan varados en su posibilidad de seguir
estudiando.
Para asumir estas tareas puede pensarse en buscar un coordinador general de enseñanza
de Facultad, tarea confiada a un docente por el Consejo y por un período acotado, similar
a los pro rectorados o coordinaciones de posgrado.

-------------------------------------------------
1 Sin entrar en demasiado detalle, esto se agrava cuando algunos institutos señalan en su discusión interna que un artículo publicado en una revista arbitrada de circulación internacional, al momento de la renovación, contaría lo mismo que haber coordinado varios cursos. Una discusión sobre este tipo de situaciones se encontrará más adelante en el documento.
-------------------------------------------------

Modificación de los planes de estudio en función de la nueva ordenanza de grado.
El Consejo Directivo Central (CDC) ha aprobado una ordenanza para las carreras de grado,
la cual fija pautas y criterios para la elaboración y aprobación de planes de estudio. Esta
ordenanza también establece un plazo dentro del cual los planes de estudio de las
diferentes carreras de la Universidad deben modificarse para estar en consonancia con la
ordenanza.

Bajo esta excusa, pero también para la necesaria revisión de las propuestas de enseñanza,
se debe comenzar un camino de revisión de sus planes de estudio, algunos de los cuales
están vigentes desde la creación de la misma. Esto debe ir de la mano con un proceso de
reconversión y redimensionamiento de las tareas de enseñanza de la Facultad.

Adaptación de los horarios de los cursos a las posibilidades del estudiante.
La Ley General de Educación, así como los grandes acuerdos vinculados a la actualización
de la Ley Orgánica, proponen que el centro de la educación se establezca individual y
colectivamente en los educandos. Ésta orientación filosófica no es nada menor, y
entendemos debe guiar a las actividades de enseñanza. La Facultad debe establecer al
estudiante como centro del proceso educativo, y en consecuencia organizar sus tareas de
enseñanza acorde a esta definición, adaptando los horarios y las propuestas educativas a
las necesidades del estudiante. Nos queremos referir especialmente a la organización de
los cursos de cada licenciatura, en particular a los primeros años de las carreras.
Actualmente nuestro servicio no ofrece bloques horarios (ni siquiera en el primer año de
varias de sus licenciaturas), eso se traduce en “horas puente” entre cursos, en horarios que
abarcan todo el día y no un turno específico, horarios que muchas veces están en las
antípodas de lo razonable. Carece de sentido que un estudiante (máxime aquel que recién
ingresa), que debe cursar a lo sumo cinco asignaturas, se vea obligado a tener jornadas de
diez horas en Facultad pero con cuatro horas ‘libres’ en el medio. Esto impide que aquellos
estudiantes que realicen otras actividades, como por ejemplo trabajar de forma
simultánea con la carrera, se vean imposibilitados de cursar todas las materias de la
licenciatura de forma apropiada, o en su defecto deban abandonar alguna de sus
actividades.

Si bien para muchos puede parecer un asunto menor, de fácil resolución, la experiencia
nos indica que las dificultades que surgen al momento de presentar soluciones, son lo
suficientemente fuertes como para que en veinte años de existencia de la Facultad no
hayamos podido revertir la situación, y por tanto debe formar parte de la Reforma
Universitaria en la Facultad.


La Facultad debe tomar iniciativas claras apuntando a solucionar esta problemática. Es
factible avanzar en esta dirección, hacerlo bien y rápido, si se respeta la organización de
horarios que establezca el Departamento de administración de la enseñanza y Bedelía.

Nuevas ofertas de grado
La mayoría de los planteos anteriores se basan en la oferta educativa que actualmente la
Facultad brinda. Ahora bien, además de repensar los planes de estudios convendría
estudiar (y eventualmente definir) si es necesario que la Facultad desarrolle nuevas
propuestas educativas para los estudios de grado y de posgrado. Las mismas deben
pensarse como verdaderas necesidades y apuestas para el país y la ciencia en general. En
el mismo sentido, a la hora de implementar dichas propuestas no podemos reducirnos a
mirar solo las posibilidades dentro de la Facultad de Ciencias, sino que debe buscarse la
colaboración con otros Servicios y Regionales.
Solo a modo de ejemplos y sin discurrir sobre la conveniencia o no de las propuestas,
queremos citar tres casos.
La creación de la Licenciatura en Biotecnología por parte de la ORT podría considerarse un
signo del retraso en este tipo de definiciones que la Facultad ha tenido. Ésta se edifica a
partir de un grupo que se formó dentro de la Facultad de Ciencias y otro tanto de
investigadores provenientes del IPMON. Mientras tanto, la situación de nuestra Maestría
en Biotecnología no se discute en ningún ámbito de la Facultad.

La variedad de propuestas educativas – de todos los niveles – presentadas por docentes de
nuestra Facultad en la convocatoria a los Polos de Desarrollo Universitario de la CCI, son un
síntoma de que no logramos canalizar las iniciativas de muchos docentes, en especial las
de los más jóvenes. Pensar solamente en las propuestas de licenciaturas y tecnicaturas
presentadas para el CURE refuerza este punto.
Podemos afirmar que diferentes grupos de la Facultad piensan o han pensado en
desarrollar licenciaturas en Gestión de recursos naturales, en Ecología y en Ciencias
Ambientales. ¿Será necesario aprobar tres planes de estudio para tres títulos diferentes?,
¿o se podrá trabajar sobre un plan lo suficientemente flexible como para dar lugar a
distintos perfiles de formación entre los que se podrían incluir los anteriores? No es menor
en estas vísperas avanzar sobre una posible respuesta.
En síntesis, es momento de repensar la oferta educativa de la Facultad, las existentes pero
también las posibilidades y apuestas futuras.

Establecimiento de criterios para la movilidad horizontal entre Facultad de Ciencias y la
Formación Docente.
Este programa tiene sentido tanto a nivel de estudiantes como a nivel de docentes. En los
primeros reconociendo trayectorias previas como cursando directamente algunas materias
optativas en otra institución. A nivel de docentes para fortalecer algunos vínculos surgidos
a través de iniciativas individuales.

Monitores y tutorías entre pares.
Consideramos a la tutoría como una de las herramientas más útiles para facilitar el tránsito
de cada estudiante por la Universidad. Esta modalidad, donde se diversifican los entornos
y actividades de enseñanza, con su capacidad de trato “personalizado”, adaptado a las
necesidades del estudiante que acude a ella, y su carácter voluntario, con una agilidad,
dinamismo y características propias, distintas completamente a los cursos tradicionales, se
conforma en complementaria de estos. Si bien los resultados son distintos en distintos
servicios y bajo distintos proyectos, entendemos que todos ellos son un aporte positivo.
En este entendido, planteamos como necesario el impulsar propuestas en este sentido.
En particular, la Federación de Estudiantes, en coordinación con el Plan de Acogida y
Seguimiento a la Generación de Ingreso ha venido trabajando sobre la modalidad de la
Tutoría Entre Pares (TEP) como forma principal de tutoría a impulsar. Mediante el recurso
de aprender a través de enseñar, se pretende facilitar, flexibilizar y diversificar la
integración y el tránsito por la UR, ofreciendo alternativas a estudiantes que se encuentran
en situaciones diversas. Paralelamente se promueve el trabajo en equipo, así como la
autonomía y la participación de los estudiantes involucrados (tanto tutores como
tutorados), se refuerzan los vínculos con la institución y se contribuye a la formación
integral de los estudiantes universitarios. De esta forma se desarrolla una tutoría
académica, que por sus propias características, deviene también en una tutoría de vida
universitaria.
Con estas consideraciones se elaboró un documento marco para un proyecto que
pretende unificar y acompasar las distintas experiencias de tutorías en general y de TEP en
particular desarrolladas y a desarrollar en - y entre - los distintos servicios de la UR. Éste es
el ánimo que nos lleva a hacer la siguiente propuesta.
En nuestra Facultad el programa que se acerca a esto es el Programa Monitores, llevado
adelante por la Unidad de Enseñanza. Este programa comparte varias de las características
de las TEP, principalmente el ser llevado adelante por estudiantes y para estudiantes.
Como se expresó antes, consideramos que todas las experiencias suman, pero esto no
quita que sean mejorables. El Programa Monitores, que se desarrolla desde 2007, tiene
evidentes carencias, a nuestro entender. Entre ellas está la disminución, edición tras
edición, tanto de los estudiantes que se postulan como monitores como de los estudiantes
que se presentan para ser tutorados, contrario a la tendencia de la UR de impulsar estas
experiencias.

Consideramos que la forma de solucionar esto es cambiar completamente la modalidad,
reestructurando el programa de monitores a uno de TEP como las explicadas antes, de
forma de hacerlo más eficiente y mejorar los resultados. Será necesario incluir del todo el
apoyo académico desde el tutor al tutorado como eje de la experiencia y disparador de las
características “extra” que la hacen la herramienta que es, complementaria de la clase e
integradora a la vida universitaria. Adicionalmente consideramos que deberá trabajarse en
el sentido antes mencionado de aumentar y mejorar la coordinación entre servicios y a
nivel de la UR en su totalidad en lo referido a tutorías, así como la asociación con
programas centrales, experiencias con otros servicios, etc.
Esto, a su vez, deberá verse acompañado de una reconversión de la Unidad de Enseñanza.

Reconversión de la Unidad de Enseñanza
Al día de hoy, la Unidad de Enseñanza se encuentra muy reducida, contando con una
asistente. Sumada a ella una ayudante por la Unidad de Enseñanza Permamente. Con esta
estructura es imposible seguir adelante con el plan de desarrollo actual y mucho menos
implementar nuevas políticas de desarrollo. Se hace necesaria una evaluación de la
estructura académica de la Unidad.
Debe revisarse el perfil del encargado de la Unidad, darle un cargo efectivo y el apoyo
institucional para que lleve adelante las tareas que se requieran. Asimismo se debe
replantear el enfoque de la Unidad hacia la enseñanza. Las misma debe promover
actividades de formación y evaluación docente, brindar asesoramiento ante distintas
modalidades de enseñanza, contribuir al desarrollo del aprendizaje de las ciencias.
Asimismo deberá tomar un rol activo en la generación de conocimiento en la investigación
científica en educación.

Prácticas integrales
Siguiendo la línea trabajada a nivel central por la UR, en particular respecto a lo expresado
en el documento “Para la Renovación de la Enseñanza y la Curricularización de la Extensión
y Actividades en el Medio” de octubre pasado, estamos convencidos de la necesidad de
promover el desarrollo, comenzando preferentemente este mismo año, de una oferta
académica de prácticas integrales, para los primeros años y para el final de la carrera. Esto
se ve enmarcado en la importancia de la extensión como integradora de las funciones,
para la transformación de la Universidad hacia una más comprometida con el desarrollo
del país y las mejoras sociales, inserta en la sociedad
A esto debe sumarse la coordinación y promoción de la participación de estudiantes en los
“Proyectos Estudiantiles” de las diferentes sectoriales. Estos proyectos son una excelente

oportunidad para incentivar la relación y el conocimiento de la institución por parte del
estudiante, así como el trabajo en equipo, tanto en una misma disciplina como - mejor aún
- interdisciplinariamente. Entendemos, sin embargo, que hoy esta promoción es escasa a
nivel institucional, y en general depende del interés de algunos actores dentro del servicio
o del conocimiento previo que tengan algunos estudiantes sobre la existencia de los
mismos, lo cual redunda en un mal aprovechamiento de tal instrumento.

Recursos para los estudiantes: Mejora de la sala de informática.
La relevancia en el uso de las nuevas tecnologías, y en especial de la informática, en las
disciplinas que se dictan en nuestra Facultad ha crecido de forma importante y lo seguirá
haciendo. Tanto las tareas que requieren de un ordenador para su diseño como el acceso a
Internet para consultar información pertinente se hacen cada vez más necesarias para los
estudiantes de todas las disciplinas. Ningún docente o estudiante es ajeno a esta realidad.
Hoy la Facultad dispone de una sala de informática equipada con alrededor de 20
computadoras. A nuestra consideración, éstas se encuentran subutilizadas, ya que el
horario en que la sala se encuentra abierta al público es preocupantemente breve (apenas
4 horas) y en un horario sumamente inadecuado, coincidiendo con los cursos masivos de
los primeros años, que representan un porcentaje importante del total de estudiantes que
concurren a clase.

De esto se sigue que el primer paso hacia una mejora de este recurso, que pretendemos
adquiera un perfil más visible y útil, consiste en extender el horario, de de 8 a 18 hs.
Por otro lado, aspiramos a que este lugar pueda servir también para que la relación entre
la Facultad y el estudiantado sea más fluida, transformándolo en un espacio institucional
donde se le brinda apoyo en diferentes problemáticas que tienen que ver con la vida
universitaria, aprovechando el espacio físico, dado que es un lugar donde muchos
estudiantes concurren normalmente. Es por esto que estamos proponiendo que las
personas que trabajen en este espacio posean un perfil diferente al que hoy está
planteado. Además de velar por el buen funcionamiento del servicio que se le brinda al
estudiante, proponemos que funcione como un espacio de consulta y orientación
estudiantil. Esto se encuentra íntimamente vinculado al programa de tutores que se
menciona en el punto correspondiente a tutorías y que pretendemos impulsar.
Sería un servicio que podría ayudar a los estudiantes en cuestiones concretas y, en el caso
de que las consultas tuvieran un carácter más específico, se pueda derivar a un estudiante
tutor o a alguna persona idónea en el tema. Sobre todo en semestres impares, la
existencia de un espacio no sólo de guía académica, sino también de orientación
institucional sería de una importancia superlativa en el rápido desarrollo y la mejora del
tránsito académico del nuevo estudiante de Ciencias, complementando lo trabajado en los
cursos de bienvenida.

Recursos para los estudiantes: Implementación de un curso de inglés técnico.
A medida que se avanza en una carrera universitaria, sobre todo científica, tener
conocimientos de inglés que permitan leer y escribir en este idioma se torna cada vez más
útil y necesario. En el mundo actual, el grueso de los artículos científicos y los libros de
referencia se encuentran en esa lengua, y comúnmente se da de hecho la exigencia, en
asignaturas, trabajos especiales y monografías, de la lectura de materiales en inglés.
Asimismo todo estudiante de alguna de las carreras de Facultad debe, en algún momento,
recurrir a bibliografía especializada disponible sólo en ese idioma.
El conocimiento del idioma inglés es, entonces, una herramienta básica para lograr un
buen desempeño en las carreras científicas.
Entre los estudiantes se pueden diferenciar dos situaciones a este respecto. Por un lado, el
caso de quienes cuentan con los conocimientos necesarios para leer cómodamente un
texto y sólo se encuentran con la dificultad propia del tema. El otro caso es el de quienes
por diferentes razones no cuentan con esos conocimientos y la dificultad se centra más en
comprender el idioma, que en los conceptos que se pretende entender.
Se entiende que la formación que la enseñanza secundaria pública brinda en inglés es
bastante insuficiente, resultando poco adecuada a lo que un estudiante universitario
necesitará a lo largo de su carrera.
Para solventar esta falta, proponemos se implemente un curso de inglés en Facultad de
Ciencias con una carga y distribución horaria que considere los tiempos de los estudiantes
de la institución (dificultados por la propia Facultad), y una modalidad flexible, adaptada a
los diferentes niveles de conocimiento que pueden tener los estudiantes. Otra
consideración, en vistas de que se propone el inglés como herramienta necesaria para el
estudio, es que se perfile hacia el lenguaje técnico y no meramente hacia el conocimiento
general.

Programa de Diplomas de actualización o perfeccionamiento disciplinar de docentes
enseñanza media y formación docente.
A través de las resoluciones del Consejo Directivo Central sobre la Ley General de
Educación (LGE), la UR ha manifestado reiteradas veces su interés en colaborar en la
formación de docentes, y viene trabajando activamente en la comisión de implantación
del IUDE. Ello no está del todo contemplado en la LGE puesto que aún no queda clara la
ubicación institucional del IUDE. En el contexto de las resoluciones de la UR sobre el tema,
la Facultad debe proponerse la elaboración de un programa de actualización o
perfeccionamiento de docentes en las disciplinas que en ella se cultivan. Esto significa la

promoción de un diploma de postgrado en tal disciplina o de estudios avanzados en ella,
según la profundidad que se le quiera dar al programa.
Si bien existe cierta experiencia, vinculada sobre todo a cursos de educación permanente
(EP), esta propuesta pretende ir un poco más allá de la mera acumulación de cursos
puntuales (sin desmerecer en lo más mínimo a la EP), realizados sin la visión global que
debe dar un programa específico.
Claro está que este programa debe estar caracterizado por la flexibilidad, y ser adaptado a
personas que además de estar inmersos en él realizan otra cantidad de tareas. A saber, no
podemos pensar en un programa muy extenso en cantidad de horas presenciales y con
horarios diseminados a lo largo de todo el día. Es por definición un programa dirigido a
personas que trabajan y eso debe tenerse en cuenta. En este sentido se debe analizar la
posibilidad de que algunos de estos cursos se brinden fuera del local de la Facultad, y en
horarios y días menos habituales para nuestro servicio. Otra alternativa que se debe tomar
en cuenta es que algunos de los cursos se dicten en modalidad semi-presencial.
Este programa formaría parte de la asignación de tareas docentes habituales en la Facultad
y sería totalmente gratuito. Si se resuelve avanzar en esta dirección se debería definir un
coordinador institucional para la construcción del programa y posterior coordinación.

2. Investigación

Fortalecimiento de los grupos de investigación de la Facultad.
Como primer propuesta creemos que se debería hacer efectiva la Unidad de Investigación
que en algún momento se propuso crear, teniendo como una de sus primeras tareas la
generación de una base de datos de las actividades de investigación que lleva adelante
cada docente de la Facultad.
Las desigualdades en el desarrollo de las diferentes áreas académicas de la Facultad es
notorio. Es necesario definir áreas prioritarias para el fortalecimiento de capacidades de
investigación y preparar de mejor manera la presentación dichos grupos al programa de la
CSIC. Esto no solamente implica fomentar la investigación en unidades que actualmente no
sean fuertes, sino que también fortalecer otras que ya se encuentran en desarrollo.
Se deberá fomentar la participación de los grupos de investigación de la Facultad en los
programas nuevos de la CSIC, en particular aquellos programas creados en el marco de la
Segunda Reforma Universitaria. Más específicamente el programa de investigación para la
inclusión social con sus dos modalidades, debe estar en la agenda prioritaria de
investigación de nuestro servicio.
En este sentido, la participación en los programas de la CSIC no debería ser la única
medida tomada por la Facultad, creemos que es necesario fomentar la investigación
pertinente al desarrollo social y productivo del país desde la misma institución y a todos
los niveles de la misma.

Los estudiantes y la investigación
En la mayoría de los casos, un estudiante de Facultad no entra en contacto con verdaderas
prácticas de investigación hasta muy avanzado en su carrera, creemos firmemente que
esto no debería ser así. Se debe buscar, a la luz de los nuevos planes de estudio, la forma
de acercar la investigación a los estudiantes más tempranamente.
Por último, es necesario difundir y trabajar en el Programa de Apoyo a la Investigación
Estudiantil de la CSIC, entendiendo este como fundamental en el proceso de formación de
nuevos investigadores. Este debe ser un trabajo a realizar entre el nuevo Decanato y el
Centro de Estudiantes. La Facultad deberá consolidar la participación de los actores del
servicio en el Grupo de Apoyo a la Investigación Estudiantil de Ciencias (GAIE-Ciencias), y
facilitar las gestiones de los estudiantes que presenten proyectos tanto antes de ser estos
presentados, como después de aprobados los mismos.

3. Extensión

Aspectos Generales
La Extensión es una función que permite orientar líneas de investigación y planes de
enseñanza. Sin embargo, en muchos espacios la investigación se ve priorizada, teniendo a
la enseñanza centrada básicamente en los docentes y descentrada muchas veces de los
estudiantes, colocando a la extensión como una función marginal.
Considerando a la Extensión como proceso educativo transformador que contribuye a la
producción de conocimiento nuevo, vinculando críticamente el saber científico con el
saber popular, apostamos a un compromiso universitario con la sociedad y la resolución de
sus problemas.

Considerando a la Extensión como un proceso y una herramienta de carácter educativo
transformador donde no hay roles de educador y educando, donde todos pueden
aprender y enseñar. Es por ello que es fundamental la participación e involucramiento de
los actores sociales y universitarios en el proceso que contribuye a la producción de
conocimiento nuevo, que vincula críticamente el saber científico con el saber popular.
Es fundamental promover desde lo Institucional formas asociativas y grupales que aporten
a superar problemáticas significativas a nivel social, ya sea estimulando los abordajes
interdisciplinarios, la participación estudiantil en los proyectos, la participación de la
comunidad, el apoyo al proceso de descentralización, entre otros aspectos. Para esto es
clave apoyar el trabajo que realiza la Unidad de Extensión de la Facultad de Ciencias, tanto
en el vínculo Institucional con las diferentes organizaciones e instituciones (ya sea ANEP,
UTU, CCS, etc.) como a nivel central con la Comisión Sectorial de Extensión y Actividades
en el Medio (CSEAM).

La Facultad de Ciencias hoy cuenta con varios proyectos de Extensión de la convocatoria
2009-2010 en sus 4 modalidades. Apostamos a continuar y mantener una activa
participación en actividades y convocatorias estudiantiles para los próximos años.
Es importante que la Extensión sea entendida como una función que permite orientar
líneas de investigación y planes de enseñanza; generando compromiso universitario con la
sociedad y la resolución de sus problemas.

Relacionamiento con el Medio
La Facultad de Ciencias no debe de quedar exenta a la problemática social que la rodea. Es
por ello que plantemos continuar y promover el impulso de acciones universitarias
interdisciplinares que desarrollen en modo articulado las funciones de investigación y
extensión en el marco de estrategias de enseñanza renovadas con fuerte participación
estudiantil, en un vínculo más directo tanto con el PIM (Programa Integral Metropolitano),
como con las instituciones escolares, liceales y municipales de la zona, para desarrollar
planes en conjunto., ya sea de carácter educativo así como del planteamiento de
soluciones en conjunto.

4. Institucional

Situación actual y visión de futuro
La crisis que atraviesa la Facultad desde los últimos años ha conducido inevitablemente a
la fragmentación interna. Parece haber desaparecido la visión del colectivo de la Facultad
tras sus objetivos. Cada sector procura, en el mejor de los casos, resolver los problemas de
su entorno aunque esto signifique generar una mayor problemática fuera de su círculo de
relacionamiento.
La discusión sobre políticas académicas, las transformaciones necesarias, la Reforma
Universitaria, las oportunidades que se han generado en la Universidad y en el país, no son
temas frecuentes en el Consejo. Allí la discusión es cada vez menor. La responsabilidad de
este hecho es compartida por todos los órdenes (especialmente en docentes y
estudiantes).
El próximo Decano no debe demorar en activar la función propositiva y articuladora del
equipo de Decanato, que logre acoplar o superar las diferentes visiones internas en post
de un objetivo común de desarrollo de la institución. Los órdenes no deberán quedarse
atrás y superar la capacidad de trabajo que han mostrado en políticas internas de la
Facultad en los últimos años.

Coordinación institucional
Muchas de las propuestas vinculadas a Reforma Universitaria avanzan a través de la
modalidad de programas concursables, elaborados en comisiones sectoriales o centrales.
Ejemplo de ello son los nuevos programas de investigación propuestos por la CSIC, los de
ampliación y diversificación de las modalidades de enseñanza, proyectos estudiantiles,
espacios multifuncionales, etc., surgidos desde la CSE, la Red de Extensión coordinada por
el SCEAM, la convocatoria conjunta CSIC-CCI para la radicación de núcleos de investigación
en el interior, el llamado a oportunidades de ascenso y a extensiones horarias, etc. En
general cuando la presentación a estos programas es individual por parte de los docentes
las evaluaciones son favorables a la Facultad; por el contrario, cuando la presentación a
estos programas es colectiva e institucional la Facultad no resulta bien evaluada.
La Facultad precisa de una coordinación institucional que trabaje en la difusión,
elaboración y presentación de estos proyectos, que permita aprovechar de la mejor
manera las oportunidades que brindan estos llamados, así como otros que provienen de
organismos e instituciones no universitarias. Creemos que la Facultad no puede seguir
dependiendo exclusivamente del interés y buena disposición de algunos docentes,
estudiantes y funcionarios para presentarse a estos programas, debe haber una postura
institucional más pro activa.

No tenemos dudas de que esta coordinación debe ser asumida por el Decanato, en
especial por parte del Decano. Es él quien concurre al Consejo Directivo Central y quien
está en permanente contacto con las políticas centrales y quien vela por la ejecución de la
políticas definidas en los Consejos. Desde nuestro punto de vista los programas centrales
vinculados a RU constituyen un instrumento para el desarrollo de los Servicios, de los
actores que lo componen, de la Universidad toda. Por ello el Decanato debe no demorar
en desarrollar su rol articulador, de programación y ejecución de políticas de Facultad que
puedan encausarse a través de este tipo programas.

Junta de enlace
Las definiciones centrales de la Facultad son tomadas por el Consejo pero su
implementación requiere de la opinión y trabajo de los institutos, departamentos,
unidades y centros. Además debe existir un espacio natural de diálogo en el que los
institutos y centros presenten y discutan propuestas a elevar al Consejo, en vez de enviar a
éste iniciativas, quejas y pedidos de forma aislada. También pensamos que sería muy rico
contar con un ámbito que busque promover políticas conjuntas de los institutos, como
puede ser el desarrollo de orientaciones de carreras, cargos conjuntos, maestrías y
diplomaturas, políticas de carrera docente, etc. Como ya señalamos, la coordinación y
articulación de todos estos aspectos es pieza fundamental en el trabajo del Decano, pero
también parte de la responsabilidad de las direcciones de instituto.

Proponemos funcione (quincenal o mensualmente por ejemplo) una Junta de enlace con
los directores de institutos y centros, el Decano y un integrante por orden2.
Con objetivos similares pero temas más vinculados a la enseñanza y la formación de los
estudiantes, podría funcionar una Junta de Enlace o Coordinadora de Enseñanza, donde
participen en vez de los directores de instituto los coordinadores docentes.

Vice Decano
El plan para sacar adelante la Facultad de Ciencias y para aprovechar cabalmente las
oportunidades que existen actualmente es importante fortalecer la capacidad de ejecutar
las prioridades definidas. Pensar en apoyar el trabajo del Decanato (Decano, Asistentes
académicas y Secretario amovible) con otra figura de relevancia académica y que pueda
apoyar o responsabilizarse líneas concretas de trabajo (de forma similar a cómo un Pro
Rector colabora con el Rector) puede ser una alternativa viable.
Si bien la figura de Vice Decano no está prevista en la actual Ley Orgánica (sí en la
propuesta de reforma) entendemos que debe analizarse la posibilidad de establecer una
figura o régimen del estilo. Habría que trabajar en detallar las funciones cumpliría (para
ello se podrían precisar puntos prioritarios), en cómo se reconocerá la función (tanto
desde el punto de vista académica como salarial) y acordar una forma de elección3.

El relacionamiento “extra muros”.
La imagen de la Facultad tanto dentro de la Universidad como fuera de ella se ha visto muy
debilitada en el último período. Creemos que la Facultad no ha crecido ni se ha
transformado en la medida de sus posibilidades, y menos aún en relación a las
oportunidades que existieron (y existen) tanto en este Rectorado como en este período de
gobierno a nivel nacional y de las administraciones departamentales. Reconstruir y
actualizar la imagen externa de la Facultad y la búsqueda de oportunidades para su
transformación deberán ser temas a encarar por el futuro Decano.

-------------------------------------------------
2 En Facultad de Ingeniería ya es tradicional el funcionamiento de la Junta de enlace como espacio colectivo de coordinación interna de la Facultad. No inventamos nada, sino tomamos ideas que han generado buenas iniciativas en otros Servicios.
3 Pensamos en un proceso de definición general de prioridades de trabajo para la Facultad y, en función de ellas y de la integración del equipo de Decanato –y las áreas y responsabilidades que en éste se distribuyen-, asignar las funciones específicas –además de algunas generales que debería tener- del “Vice Decano”. Posteriormente se encomendaría un grupo cogobernado la búsqueda de un candidato y el Consejo definiría la responsabilidad sobre las temáticas que correspondan. Deberían reconocerse estas tareas dentro de las actividades de gestión, cogobierno y dirección académica, y valorarlo específicamente al momento de la reelección del docente (lo mismo con otras responsabilidades que se puedan establecer).
---------------------------------------------------------------------------

Reestructura locativa
La Facultad se mudó al edificio actual alrededor de 1998. Desde ese momento hasta hoy
ha mantenido esencialmente la misma distribución locativa, a pesar del crecimiento
constante de su cuerpo académico. Esto ha generado un desequilibrio dentro del edificio,
con secciones hacinadas mientras otras mantienen una baja densidad.
Además, la Facultad cuenta con nuevas unidades, institutos y laboratorios, además de
grupos de trabajo que requieren espacio edilicio. Ante esta no tan nueva realidad
entendemos es hora de hacer un estudio del espacio edilicio y las necesidades actuales,
pero también con visión al crecimiento esperado en la misma.
En este sentido la Facultad de Ciencias deberá revisar su plan de obras y mantenimiento
con el objetivo de realojar laboratorios, descongestionar secciones y asegurar el
mantenimiento del edificio (salidas de emergencia, salones, etc.)

La evaluación institucional
Durante el segundo decanato de Ehrlich se había comenzado un proceso de evaluación
institucional que quedó trunco por su alejamiento de la Facultad. Dentro del próximo
período debería analizarse como replantear la discusión.

Difusión y Publicaciones
  • Observamos la importancia de la creación de una base de datos en donde se encuentren las publicaciones desarrolladas por las diferentes secciones e institutos de Facultad de Ciencias, ya que esto facilitaría el acceso a las mismas.
  • En particular es fundamental el mejoramiento sustancial del anuario, el cual carece de interés para muchos docentes y estudiantes. Analizar la posibilidad de establecer convenios para una línea editorial de Facultad.
  • Mejoramiento del sitio web de la Facultad, el cual cuenta con una escaza actualización, así como fortalecer la información que este medio tan importante pueda brindar.
  • Creación de un boletín informativo (ya sea electrónico o impreso) en donde se publiquen diferentes tipos de noticias vinculada a temas relevantes a la Facultad así como a la difusión de cursos y eventos que se desarrollen en la institución o fuera de ella.
5. Cogobierno

Comisión orden del día y “delegación” de algunas potestades al decano
El Consejo de Facultad trata una infinidad de temas, muchos de ellos son de fácil acuerdo
o directamente simples trámites. Aún así, estos quitan tiempo de sesión. Estamos
proponiendo una forma de funcionamiento que permita agilitar los tramites y poder
concentrar la sesión del Consejo en la discusión y elaboración de políticas de Facultad y
otros temas importantes.
Una de nuestras propuestas es darle un rol más proactivo a la Comisión Orden del Día,
para que esta funcione como un pre-Consejo. Los temas más sencillos podrían ser tratados
en la comisión, y en caso de haber acuerdos claros, estos entrarían con Proyecto de
Resolución al Consejo.
Nuestra otra propuesta sería delegar al decano meros trámites administrativos, por
ejemplo, acumulación de sueldos, traslados de sede de DT, para que éste los apruebe
directamente. Esto aumentaría la rapidez de procesamiento de estos expedientes.

Eliminación o reconversión de comisiones cogobernadas o académicas que son meras
formalidades.
Existen varias comisiones en nuestro servicio que ya sea por poca delegación de trabajo,
poca trascendencia de sus opiniones al momento de tomar resolución o definir un tema o
porque es difícil encontrar delegados a las mismas, pierden importancia o forma de
funcionamiento. Este hecho, a que por lo general las personas que participan en ámbitos
de funcionamiento son pocas, produce mucho desgaste y pocos resultados.
En ese sentido, estimamos que es necesario que esos ámbitos sean eliminados o
reconvertidos de manera de no desgastar los mecanismos y sus delegaciones. De esta
manera, creemos que se pueden buscar ámbitos o formas de participación más fructíferas
de los a veces valiosos delgados de dichas comisiones.

Fomento al recambio generacional en la dirigencia docente de Facultad.
Bien es conocido que en nuestro servicio, la mayoría de los docentes que participan en los
ámbitos de discusión, construcción y dirigencia del cogobierno son los docentes de
Facultad que ya están consagrados académicamente.
Esto puede tener dos razones, por un lado la creencia de que solo los docentes con mayor
antigüedad están capacitados para ejercer el cogobierno. Por otro lado, quizá solo los
docentes con grados elevados tienen tiempo para dedicarse a estas tareas, que no
retribuyen a la hora de sus renovaciones y no generan interés en la mayoría del plantel
docente. Sea cual sea la razón está claro que esto no debería seguir ocurriendo de esta
forma por varias razones, entre ellas porque es sumamente necesario que sea oída la voz
de los docentes más jóvenes. En este sentido se debe trabajar para buscar formas de
participación de todo el colectivo docente.

No hay Comentarios "Plataforma de Trabajo para Decanato 2010 - 2014"